Foca Pía

Foca Pía

Pagophilus groenlandicus

La foca pía o foca de Groenlandia es un mamífero carnívoro que habita al extremo norte del planeta, donde las temperaturas son muy difíciles para la vida humana.

Se reconocen dos subespecies: Pagophilus groenlandicus groenlandicus y Pagophilus groenlandicus oceanicus.

Anatomía

La imagen más conocida que tenemos de este hermoso animal es cuando se encuentra en su etapa juvenil; posee un pelaje esponjoso blanco-amarillento que enmarca sus grandes ojos y nariz negra. Cuando llega a la adultez se torna de color gris plata con la zona de la cabeza en color negro y manchas oscuras desde el rostro hasta las aletas traseras.

Posee una mancha oscura en el dorso que la distingue de las demás focas. Aunque la mancha tiene una figura indefinida para muchos, los científicos señalan que tiene la forma de una herradura o arpa, lo que se relaciona con el nombre en inglés de esta especie Harp Seal (foca arpa). Estas especies mudan anualmente.

Sus aletas traseras son de gran tamaño y le otorgan potencia de propulsión al moverlas de lado a lado. Las delanteras tienen más aspecto de patas que de aletas, pues son cortas, gruesas y contienen delgadas garras. Su dentadura está compuesta por ocho pares de piezas dentales.

Las focas adultas miden de 1.7 a 2.0 m de longitud de punta a punta y pesan de 140 a 190 kg.

Distribución y hábitat

Se distribuyen por el Atlántico norte y mares del océano Ártico. Ocupan las aguas de algunas regiones de Canadá, Groenlandia, Islandia, Noruega, Rusia y Estados Unidos.

Algunos vagantes se han encontrado en aguas alemanas, francesas, españolas, finlandesas, inglesas y danesas. Son altamente migratorias y llegan a cubrir hasta 5,000 km en un año.

Antiguamente existían ejemplares en el Mar Báltico, pero debido a la caza furtiva y factores genéticos, se extinguieron de esa región.

Información sobre la foca pía.

Foca pía – Pagophilus groenlandicus

Comportamiento

Son criaturas solitarias que no muestran estructuras sociales o jerárquicas. Cada una permanece en el agua durante horas para cubrir sus necesidades básicas y ellas mismas se mantienen alerta de los depredadores marinos.

Realizan agujeros en el hielo de entre 60 y 90 cm de diámetro para respirar.

Realizan agujeros en el hielo de entre 60 y 90 cm de diámetro para salir de la superficie a respirar y posteriormente continuar su trayecto. La inmersión máxima que se ha registrado es de 370 m con una duración de 16 minutos.

Su sistema de comunicación es a base de sonidos que pueden llevar a cabo bajo el agua o fuera de ella, pero generalmente se efectúan más cuando se mantienen sumergidos.

Alimentación

Las focas de Groenlandia se alimentan de 70 tipos de invertebrados marinos y 67 especies de peces, entre los que se encuentra el capelán, el bacalao ártico y el bacalao polar, los cuales son mayormente consumidos por los adultos, a diferencia de los invertebrados marinos que representan la mayor parte de la dieta de los jóvenes.

Reproducción

Esta especie se reúne en zonas de cría durante los meses invernales, llegando a reunirse hasta 2,000 focas por km2.

La cría nace de un metro y 11 kg de peso.

Los machos realizan lo posible para atraer a las hembras, como soplar burbujas, perseguirlas y competir contra otros mediante mordeduras y salpicaduras. Algunas investigaciones señalan que las hembras se ven atraídas hacia ellos por el tamaño de su báculo.

La cría nace de un metro y 11 kg de peso aproximadamente y crecen rápidamente gracias a la nutritiva leche rica en grasa que beben de la madre.

Las hembras alcanzan la madurez sexual entre los cinco y seis años de edad.

Información sobre la foca de Groenlandia.

Adorable cría de foca pía o de Groenlandia.

Amenazas

  • Depredadores naturales

Como depredadores naturales de las focas están los osos polares, las orcas y el tiburón de Groenlandia.

  • Ser humano

La situación de las focas pía es lamentable y muy vergonzosa. La caza de esta especie es una práctica que comenzó en el año 1500 con la captura de pocos números, los cuales año con año fueron aumentando hasta llegar a la suma de cientos de miles al año, la gran mayoría crías.

La razón principal era para obtención de aceite, pero también se percataron de que su piel podría servir para obtener beneficios económicos. Debido a la gran demanda, las leyes de algunas regiones establecieron cuotas y temporadas de caza, pero esto siempre fue rechazado por organizaciones ambientalistas.

La caza de esta especie es una práctica que comenzó en el año 1500.

Estas organizaciones en pro de la vida animal, han presionado mucho para que la atrocidad se prohíba por completo, pero los gobiernos se han limitado a ofrecer mayor vigilancia para que las técnicas de caza sean menos crueles y que el número de capturas esté más regulado, sin embargo, sabemos que las matanzas continúan llevándose a cabo de manera tan bestial, que resulta indignante para la gran mayoría del resto del mundo.

La sobrepesca de sus fuentes de alimento también es parte de sus amenazas, al igual que los enredos que sufren con redes de pesca a la deriva. Los derrames de petróleo y la contaminación de su sangre con metales, DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano) y PCV (policlorobifenilos) están alterando sus organismos y su descendencia.

A pesar de ello, son las especies más abundantes en el hemisferio norte y sus poblaciones van en aumento, pero hay que tomar en cuenta el nivel de salud de las nuevas generaciones por las razones de contaminación que mencionamos anteriormente.