Foca Monje del Mediterráneo

Foca Monje del Mediterráneo

Foca Monje del Mediterráneo

Monachus monachus

También llamada foca fraile mediterránea, es una especie que lamentablemente se encuentra a un paso de la extinción. Los esfuerzos por salvarla son muchos, pero los resultados son desalentadores.

Anatomía

Son fócidos que muestran color gris oscuro en la parte superior del cuerpo, mientras que el rostro, el pecho y la zona ventral son de color gris claro o casi blanco. Entre estas dos diferencias de color existe un delicado difuminado.

Los machos más longevos pueden diferenciarse por su pelaje oscuro que luce casi negro, pero siguen conservando su mancha blanca ventral. El cuerpo es robusto y alargado con la cabeza ancha y aplanada.

Los ojos están visiblemente más separados que en el resto de los fócidos y los grandes orificios nasales no pueden pasar desapercibidos. Las hembras cuentan con cuatro pezones retráctiles. Nacen con una longitud de aproximadamente 80 cm y pesan un máximo de 18 kg, pero en la adultez llegan a los 2.4 m. Ambos sexos pesan entre 300 y 315 kg.

Distribución y hábitat

Su distribución no es la misma que la de hace algunos años. A pesar de que están muy expandidos geográficamente, las poblaciones son muy pequeñas e inestables.

Tiempo atrás abarcaban el Mediterráneo, pasando por el Mar Negro y las costas del noroeste de África, pero hoy en día tienen un número reducido de colonias a lo largo del Mar Jónico, Mar Egeo y al sur de Turquía. Se cree que han desaparecido de Portugal, Croacia, Libia, Túnez y España. En Albania, Egipto, Chipre, Bulgaria, Italia, entre otras naciones, se consideran regionalmente extintas.

Comportamiento

Son diurnas, no migratorias y se consideran unas de las menos sociales entre todos los tipos de focas. Las colonias suelen estar formadas por un límite máximo de 20 integrantes.

No existe una información muy amplia sobre sus hábitos diarios, pero se estima que sus inmersiones son realizadas dentro de los primeros 70 m de profundidad y que comúnmente regresan después del minuto diez a la superficie, aunque tienen la capacidad de quedarse más tiempo.

Se consideran relativamente sedentarias, a menos que tengan que alejarse a aguas un poco más profundas para conseguir mejor alimento. Dentro del mar pueden emitir ciertas vocalizaciones fuertes cuando perciben peligro o han detectado a un peligroso depredador.

Alimentación

Su dieta se basa en pulpos, calamares y una gran variedad de peces como atún, sardinas, salmonetes de fango y peces planos. Las anguilas y langostas complementan su menú.

Reproducción

La temporada de apareamiento abarca de septiembre a noviembre por lo general y la cópula se lleva a cabo dentro del agua. Las hembras se instalan en playas o en cuevas para dar a luz tras un período de gestación de 11 meses.

Las crías miden hasta 100 cm y pesan alrededor de 24 kg, y los nacimientos tienen un intervalo de 13 meses. Una madre es dedicada y durante un tiempo de mes y medio se mantendrá al cuidado de sus crías y las nutrirá con leche rica en grasa que les va a proporcionar la protección que necesitan para ingresar al agua y soportar variedades en las temperaturas.

La madurez sexual es alcanzada entre los cuatro y los seis años de vida.

Amenazas

Es una de las especies más amenazadas del mundo y su estado de conservación no es alentador. El hombre ha sido el principal responsable de su descenso poblacional desde muchos años atrás. Desde conflictos con pescadores comerciales, hasta caza para el comercio de piel y grasa, son parte del listado de las problemáticas que han confrontado.

La mayor preocupación actual se relaciona con la destrucción de su hábitat y sus sitios de descanso, así como las enfermedades, la contaminación hídrica y la poca diversidad genética que existe, algo que aumenta la posibilidad de que individuos con parentescos se apareen entre sí.